Home

Cuenta Anthony Gonzalez que “Hurry Up, We’re Dreaming” es el primer disco de M83 que sale tal y como él lo había imaginado y pensado en su proceso de gestación. Y más allá de todas las connotaciones habituales de sobreexcitación que conlleva siempre cualquier nuevo lanzamiento de un artista y su promoción, lo cierto es que tras darle varias escuchas y unas cuantas vueltas mentales al disco se acaba entendiendo este plus de satisfacción del músico francés. Aunque para un servidor su discografía alberga referencias más completas y memorables –“Saturdays=Youth”, por ejemplo, por tratarse del perfeccionamiento estético de toda una idea y concepto musical–, también es de justicia reconocer que este doble álbum de derroche compositivo y épica desaforada responde a la visión más personal, desacomplejada y libre del autor, casi un manifiesto o declaración de principios en que los errores, las salidas de tono, los experimentos dudosos o los excesos también cuentan e importan.

“Wait”:

(‘Wait’, taken from the album ‘Hurry Up, We’re Dreaming’, is the final episode of the trilogy, the end point of the visual collaboration between M83 and Fleur & Manu that has been ongoing throughout 2012.

Directed by Fleur & Manu, this video was made in conjunction with The Creators Project, a partnership between Intel and Vice.

Live photography by Jason Williamson)

Y es que por mucho que al álbum le sobren canciones y minutos, que presente evidentes desniveles de intensidad y que sean necesarias múltiples revisiones para despejar la sensación de fórmula repetida y reiterativa que te invade en las primeras escuchas, “Hurry Up, We’re Dreaming” es una orgía de pop cósmico sorprendentemente honesta, liberadora y desvergonzada. Sin pudor alguno, prejuicios fuera, Gonzalez invoca en un mismo lienzo sonoro el legado de Peter Gabriel, Phil Collins, Talk Talk, Toto, Asia, Jean-Michel Jarre, Cluster, Vangelis, Japan, Yes, Pink Floyd, Popol Vuh, Jan Hammer o Brian Eno, por citar solo algunos ejemplos, y lo pone en práctica de forma caótica, sin orden aparente, conectando recuerdos musicales de infancia con los deseos de madurez creativa de estos dos últimos años. La fórmula, insisto, no siempre funciona, y con más razón aún en el contexto de un doble CD, campo de minas al que es difícil recordarle ejemplos intachables y perfectos.

Midnight City:

Pero cuando los astros coinciden y se confabulan el resultado es excepcional. “Midnight City”“Reunion”“Claudia Lewis” y “Ok Pal” son los cuatro hits fulminantes que rompen moldes y apriorismos y llevan el peso de todo el recorrido: baterías electrónicas, bajos funkoides, maracas, congas y otras armas de percusión, solos de saxo, teclados azucarados y efectos vocales de inspiración cien por cien ochentera marcan la pauta y fomentan el desconcierto. Una salida de armario 80s que al principio chirría pero que rápidamente te incita a entrar en su dinámica para disfrutar al máximo de su magnetismo retro. Para entendernos: por estas cuatro joyas retumbando en su Walkman, Patrick Bateman sería capaz de asesinar a su entregada secretaria y desechar la discografía entera de Genesis. Si “Beth/Rest” (Bon Iver) primero nos sonrojó y luego nos enamoró, lo mismo podemos decir de este repertorio de revivalismo actualizado y modernizado que redefine la idea de influencias cool.

Reunion:

Hurry Up, We’re Dreaming | PlayGround | Albums musica

El resto del álbum se mueve entre los habituales interludios ambient de M83, de los que un servidor jamás podrá cansarse, algunas baladas cósmicas de inspiración AOR y vocación de himnos de estadio –“Wait”,“Soon, My Friend” y “Splendor” invitan a pensar en móviles encendidos y agitados al compás– y, por supuesto, los ramalazos épicos en forma de muros de sonido, quizás la vertiente más ortodoxa y reconocible de su propuesta en esta sinfonía alocada e interminable, errático pero también memorable ejemplo de autoconfianza creativa al servicio de uno mismo. Un disco en el que Anthony Gonzalez ha decidido dedicarle una peineta a todo el mundo –público, crítica e industria– para centrarse única y exclusivamente en sus propios deseos e intenciones, sin mirar atrás, sin oportunidad para el lamento y el arrepentimiento. Con un par.

David Broc

Mainman Industries os da la Bienvenida al “Hombre Mecánico Blog“. Pedro Marín.

Technological, intelectual, physical. EMOTIONAL;

Anuncios

Un pensamiento en “Marín Music Weekends: M83 “Wait”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s